Cómo gastar menos dinero en comida: 10 claves

La alimentación es uno de los gastos que mayor porcentaje ocupa sobre el total de gastos del presupuesto familiar, por ello es muy importante saber cómo gastar menos dinero en cómida, cómo ahorrar en la compra de alimentos.

La comida es algo indispensable, que necesitamos y que nos gusta (¡a todos nos gusta comer bien!).

Pero comer bien, sano y variado no está reñido con ahorrar.

Planificando, aplicando el sentido común y con éstas claves que te indico puedes ahorrar una buena suma de dinero al cabo del año (recuerda la importancia de considerar los ingresos y gastos en términos anuales).

Si quieres alcanzar la independencia financiera, hemos de aprender a gastar menos, y la comida es uno de los puntos donde podemos ahorrar, sin perder calidad de vida, incluso mejorándola.

A continuación te indico algunas claves para ahorrar en la cesta de la compra.

10 Claves para descubrir cómo gastar menos dinero en comida

Haz la compra semanal

como gastar menos dinero en comida

Las empresas de supermercados y grandes superficies de centros comerciales tienen equipos de márketing que desean que compres, que consumas, aunque no te haga falta.

Por ello, cuanto menos vayas al supermercado, menos caerás en su trampa.

Haz un menú semanal, donde pienses los menús a realizar para los desayunos, comidas, meriendas y cenas de la semana, apunta qué es lo que necesitas y compra todo lo necesario para comer durante la semana.

De ésta manera comprarás sólo lo que necesites, y no tendrás que volver a los tres días a comprar más cosas, con el riesgo de caer en las tentaciones que nos ponen delante.

Evita en la medida de lo posible los supermercados

Nó solo ahorrarás más por el motivo aplicado anteriormente sino que además comerás más sano.

Fruta, verdura, carne, pescado, fiambre…todos éstos productos se pueden comprar en verdulerías, fruterías, carnicerías, charcuterías, con una muy buena calidad, en muchos casos libre de conservantes y en estado mucho más natural y con mejor sabor que el ofrecido en los supermercados.

Además de gastar menos dinero en la compra, con esto conseguirás evitar el primer punto, y comprarás sin temor a caer en las tentaciones que ofrecen los supermercados.

Mi recomendación es que vayas al supermercado lo menos posible, una vez a la semana, y que en el supermercado sólo compres productos más genéricos: productos de limpieza (aunque puedes hacerlo en droguerías), yogurts, leche, etc.

Otra ventaja de comprar semanalmente es que podrás comprar cantidades y formatos de producto más grandes que normalmente saldrán mas económicos.

Compra fruta y verdura de temporada

Es recomendable que te hagas con un calendario con las frutas y verduras de cada temporada.

Las frutas y verduras de temporada suelen tener unos precios más económicos, además de estar en su momento óptimo de degustación.

En internet es muy fácil encontrar el calendario, además de recetas para elaborar con los ingredientes de cada temporada.

Compara precios

como gastar menos dinero en comidaNo digo que cada vez que hagas la compra tengas que comparar los precios de todo lo que vas a comprar, pero si quieres saber cómo gastar menos dinero en comida, es necesario que hagas un esfuerzo de investigación.

El ser humano es un “animal de costumbres”. En la mayoría de casos, el 80% de los productos que compramos son los mismos.

Compara precios entre establecimientos, tiendas y supermercados y compra donde la relación calidad-precio sea la mejor.

No compres sólo donde más barato estés. La alimentación es uno de los condicionantes más importantes en nuestra salud, cada alimento que tomas y la forma en que lo tomas condiciona nuestra salud, no juegues con eso.

Dicho esto, para un mismo producto, la diferencia de precio entre un sitio u otro puede ser grande.

Un mismo producto, de la misma marca, puede tener un precio más económico en una tienda u otra.

Un producto genérico, donde no nos importa la marca sino la funcionalidad que cumple, también puede conllevar un ahorro de precio comparando y buscando la mejor oferta.

Ejemplo: las bolsas de basura son un producto que en principio nos importa poco si es mejor o peor, siempre que cumplan unos estándares de calidad, por lo que si nos podemos ahorrar 20 o 30 céntimos de un sitio a otro, al cabo del año podemos ahorrarnos unos cuantos euros.

Aunque te parezca un trabajo excesivo, en poco tiempo verás que no te hace falta estar buscando porque como he dicho, en la mayoría de casos compramos siempre lo mismo, ¡ya sabrás dónde buscar!

Compra con el estómago lleno

Si tenemos hambre estamos de peor humor, pensamos peor, tenemos menos ganas…¡sólo queremos comer!

Si tenemos hambre vamos a comprar más.

Ve con el estómago lleno, evitarás comprar por impulsos.

Si vas por la mañana, ve después de desayunar. Si vas por la tarde, tómate algo antes de ir.

“Entrena” a tu familia

Los hábitos de ahorro no son algo que sólo pueda cumplir una persona de la unidad familiar, el proyecto sobre cómo gastar menos dinero en comida tiene que ser un proyecto de todos.

Si vais la familia al completo a comprar debes tener cuidado porque las tácticas de marketing que antes te comentaba que usan los supermercados y grandes superficies tienen un efecto muy grande en los niños, ¿cuántas veces ha ido tu hijo con algo en la mano para que lo compres?

Una buena forma de evitar esto es plantearles a tus hijos un juego.

No vale con decirles que no y punto, no lo van a entender, se van a enfadar y te van a frustrar.

Dale la vuelta, haz que sea un juego.

Antes de ir, puedes hablar con el/ellos para proponerles un juego.

Di el presupuesto máximo que quieres gastar, y propón como reto el llegar a menos de ese presupuesto.

Fomenta el que encuentren el producto más económico.

Si tienes que comprar un artículo, puedes motivarles a ver si encuentran el que tenga un precio menor, luego tú ya elegirás el que mejor veas calidad-precio. Le explicas que ése es el bueno, para que ellos lo sepan para la próxima vez.

Si se sienten útiles, será mucho más fácil que sigan tus instrucciones que si sólo les dices que se estén quietos.

No lo olvides… Si se consigue el objetivo que el total de la compra esté por debajo del presupuesto establecido, dales un premio, algún alimento que sabes que les gusta.

Aunque tengas ese sobrecoste, es más económico gastar dinero en este premio que tener que comprar los caprichos que les puedan surgir.

No mires sólo el precio total del producto

Cuando queremos comprar un producto tendemos a mirar el precio total del producto, en lugar del precio por unidad.

Por ejemplo, tenemos un bote de tomate triturado A por 1.89 € y tiene 300 gr. Y otro bote de tomate triturado B que vale 2.50 € con 450 gr.

Si sólo vemos el precio total, compraríamos el tomate A pero si vemos el precio/kg. de cada uno, las cifras que nos salen son:

Tomate triturado A: 6.30 €/kg.

Tomate triturado B: 5.55 €/kg.

Como puedes ver, el tomate triturado B nos saldría mucho más económico.

Todas las etiquetas de producto deben llevar el precio unitario identificado, aunque normalmente las ponen en un tamaño muy reducido, pero es importante observarlas, estudiarlas y elegir la mejor opción calidad-precio.

Con ésta clave verás como gastar menos dinero en comida te es mucho más fácil.

Ten en cuenta las marcas blancas

Las marcas blancas, en muchos casos, tienen una calidad igual o superior a las marcas comerciales que podemos conocer.

De hecho, en muchos casos, éstas mismas marcas fabrican para las marcas blancas de los supermercados.

Al ser marcas del propio supermercado o superficie comercial, suelen tener unos precios más económicos.

Hay muchos supermercados que quizá se han sobrepasado en la comercialización de éstas marcas (por ejemplo Mercadona, con su marca Hacendado), dando pocas opciones al comprador para poder comparar.

No obstante, te animo a que pruebes éstos productos de marca blanca que ofrecen los distintos supermercados y ver si se adecuan a tus necesidades económicas y gustatitvas.

Puedes ahorrar un buen porcentaje de dinero en la compra.

Revisa antes de comprar

Una de las claves fundamentales en nuestra búsqueda de cómo gastar menos dinero en comida.

Revisa tu despensa, tu nevera, el congelador…

En muchísimas ocasiones compramos porque pensamos que hace falta pero si miramos bien, seguro que tenemos productos en casa con los que poder elaborar algún menú.

Antes de planificar tu menú semanal, revisa éstos lugares, y mira si con ellos puedes elaborar alguna de las comidas o cenas, o quizá sólo te hagan falta un par de cosas para poder elaborar el menú.

Come sano

Comer sano tiene muchas ventajas.

Aparte de la salud, quizá la razón mas importante, comer más verduras y frutas y menos productos cárnicos nos puede reportar un ahorro significativo en nuestra compra.

La carne y la verdura son productos en general con un precio superior a la verdura,y que hacen subir el precio de la cesta de la compra.

Si a nuestra dieta añadimos más verdura y menos carne o pescado, mejoraremos nuestra salud y nuestro bolsillo.

¡Ojo! No digo que no comamos carne, es buena y saludable en su justa medida, pero en general, solemos comer menos fruta y verdura de la recomendable.

Estas son algunas claves que te van a permitir gastar menos dinero en comida.

Te animo a que las pongas en práctica y verás que tu propósito y tu pregunta de cómo gastar menos dinero en comida se consiguiendo rápidamente.

Leave a Reply